Cepillos para limpieza

Zapatos: Guía fácil para cuidarlos

Facebookgoogle_pluspinterest

¿Conoces los cuidados específicos que necesitan tus zapatos? ¿Sabes diferenciar un material de otro? En muchas ocasiones, nos volvemos reticentes a comprarnos un zapato en función de su material. ¡No hay problema! Desde Las bailarinas de Eloisa te traemos todos los consejos para cuidar de tu calzado de la mejor manera posible.

Zapatos de Charol

Comenzamos con uno de los materiales que mayor problemática nos supone. Cuando nos compramos unos zapatos de charol, estos brillan y relucen sin problema. Pero, conforme el tiempo va pasando y les vamos dando un mayor uso, ese brillo tan característico va desapareciendo y el roce de nuestros zapatos consiguen pasar de ser nuestros favoritos, a los detestados. ¿Qué podemos hacer entonces?

ALT Zapatos Bailarina piel tipo cocodrilo acharolada con cuña.
Bailarina piel tipo cocodrilo acharolada con cuña.

Para cuidar de nuestras bailarinas de charol necesitaremos pasar una gamuza húmeda para borrar los signos de suciedad superficial y posibles manchas. Tras ello, y con un paño de hilo mojado en vinagre y agua o en leche te recomendamos que frotes suavemente el zapato. Para que vuelva a brillar como el primer día limpia todo el zapato con otra gamuza limpia o paño de hilo.


Truco: ¡Los movimientos deben ser circulares para conseguir el mejor resultado!


Zapatos de Ante

Es, sin duda, el material que más dudas suscita a la hora de la limpieza. Es el más delicado y, por esta razón, el que más cuidados necesita. Todo esto nos lleva a pensarnos una y otra vez si comprarnos esas bailarinas o botines que tanto nos gustan, o en lugar de elegir el ante, escoger otro modelo.

Botín en ante negro, burdeos y nude con tachuelas y tacón alto.
Botín en ante negro, burdeos y nude con tachuelas y tacón alto.
Bailarina ante color burdeos con cordón grueso
Bailarina ante color burdeos con cordón grueso.

La forma más sencilla y cuidadosa para limpiar este tipo de material es usar un simple cepillo para eliminar el polvo y peinar el pelo, para que éste quede completamente uniforme. Podemos utilizar, además, una goma de borrar especial para borrar cualquier tipo de mancha que tenga nuestro zapato.

Actualmente, se pueden encontrar en el mercado numerosos productos especializados para este tipo de limpieza. Desde sprays a jabones específicos, aunque los mejores resultados suele darlos el clásico cepillo de cerdas naturales.


Truco: No olvides llevar a cabo este proceso con mucha delicadeza pues puedes arrancar algo de pelo del ante.


Zapatos de Piel

La piel es el material más común y que solemos dejar más de lado a la hora de cuidar nuestro calzado. Es importante que primero cepillemos el zapato para eliminar polvo y restos de suciedad presentes en la piel. Si hay manchas que tras el cepillado no han desaparecido, puedes utilizar un paño de algodón húmedo con agua tibia.

Bailarina plana en piel color mostaza - Modelo Nápoles.
Bailarina plana en piel color mostaza.

 

Tras la limpieza del zapato, es imprescindible que no olvides su hidratación para que la piel no se rompa. Existen numerosas cremas y ceras especiales para ello, dotando además a la piel de un brillo excepcional.

 

 

Zapato salón en piel burdeos tacón medio.
Zapato salón en piel burdeos tacón medio.

Para devolver el color natural a nuestro calzado, deberás aplicar betún o crema incolora, teniendo siempre mucho cuidado de igualar el color. Déjalo secar y vuelve a cepillarlo para eliminar el sobrante de producto.


Truco: Para devolver el brillo a la piel, frota el zapato con una gamuza tras todo el proceso de limpieza.


Zapatos de Lona

Cuando nos referimos a la lona de unas zapatillas deportivas, la solución es muy sencilla: meter las zapatillas en la lavadora. Te quedarán como nuevas.

Ahora bien, hay zapatos que están hechos a partir de este material y necesitan de cuidados más específicos. El mejor ejemplo podemos encontrarlo en nuestras alpargatas de lona, un must-have de verano.

La mejor solución para la limpieza de este material es utilizar un cepillo para borrar todo signo de suciedad. Una vez cepillado, ayudándonos del cepillo utilizado, un poco de agua tibia y jabón neutro, límpialos intentando siempre no empapar el zapato. Déjalo secar y quedará como recién salido de la zapatería.


Truco: ¡Si necesitas una solución rápida, el quitamanchas textil te solucionará la vida!


Como has podido comprobar, cada material requiere una dedicación y un cuidado específico; pero ninguno de ellos excesivamente difícil. ¡Que los miedos a no saber cuidar de tu calzado te invadan! Con esta Guía Fácil podrás tener todos tus zapatos impecables. 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *